Misrachi creó su propio concepto de galería en el interior de la librería Central de Publicaciones en avenida Juarez 4, aunque en sus inicios se encontraba en el entresuelo o mezanine, empezó a vender dibujos de los grandes pintores de México tales como: Diego Rivera, Orozco, Siqueiros y Tamayo, y más tarde óleos, acuarelas, litografías, esculturas, libros de arte de éstos y otros artistas, con lo que complementaba la venta de libros y revistas importadas de fotografía, diseño y arquitectura, Los ávidos consumidores, extranjeros en su mayoría, eran atraídos por un aparador o ventana por donde muchas décadas, invariablemente se exhibieron allí obras de artistas consagrados.

          Central de publicaciones inaugura su galería el año de 1937 con una exposición de obras de Rufino Tamayo, al año siguiente, en 1938, la exhibición de la obra reciente, dibujos y pintura de caballete de Diego Rivera, desde ese momento y de manera regular e invariable, año tras año, en el aparador se siguen mostrando las obras de artistas mexicanos, de los jóvenes y los grandes, a quienes no parece importarles mucho si se trata de una tienda o una galería; la seriedad y la amabilidad bastan para avalar la presencia de artistas y garantizar la venta de sus obras.

          Los óleos y los dibujos de los pintores a quienes entonces se conocía por sus actividades políticas y sus extravagancias más que por su obra pictórica, solían alternar con el trabajo de artistas jóvenes que iniciaban su carrera y, a quienes, a diferencia de las galerías formales, aquí se les daba la oportunidad  de mostrar sus trabajos al lado de los consagrados. Esta práctica, creó una tradición y un sistema de promoción de nuevos valores que subsiste en la actualidad

           Desde su inicio el interés primordial de la Galería Misrachi ha sido la promoción de artistas mexicanos y de otros países que se encuentran ligados a nuestra nación. Apoya la producción artística, promueve el coleccionismo y da seguimiento a la formación de acervos privados, se enfoca en  propuestas sólidas tanto en su originalidad como en su desarrollo creativo incluyendo artistas de trayectorias consolidadas, en proceso de crecimiento y emergentes. A casi noventa años de su fundación, la Galería de arte Misrachi respaldada en una trayectoria sólida, honesta y competitiva, participa además con la asesoría de arte, curaduría y museografía profesionales.